Antes de que la utilización de productos químicos reinara en nuestros cultivos, la agricultura se basaba en aprovechar lo que la naturaleza nos ofrecía, respetando el complejo equilibrio en el que esta se basa.

Hace más de 50 años, durante la llamada “revolución verde” se alcanzó el objetivo de aumentar el rendimiento en la producción de

ACTUALIDAD

El valor del agua… ¿Cómo comprar para ahorrar agua?

¿Sabías que la mayoría del agua usada en España se destina a la agricultura?

Según el Ministerio de Agricultura, el sector agrícola utiliza prácticamente el 80% de este valioso recurso.

Pero… ¿Por qué debería importarnos el agua que consume la agricultura?
España es uno de los países con mayor riesgo de desertización y mayor estrés hídrico de Europa.

Los técnicos del Ministerio de Medioambiente estiman que a finales de siglo la superficie en riesgo de desertización en España podría sobrepasar el 70% de la superficie total del país.

Por eso es importante estar informados de cómo se gestiona este recurso, que técnicas de riego se usan y a qué desafíos se enfrentan los agricultores.

Prácticamente todo lo que consumimos y compramos tiene una huella hídrica, ya sea porque se ha cultivado, transportado, transformado… Por eso es importante prestar atención a la hora de comprar además de reciclar y reutilizar lo que ya tenemos.

Para poder concienciarnos del impacto que tienen nuestras compras sobre este recurso tan preciado, creemos que es importante saber que cada tipo de cultivo requiere de cantidades de agua distintas. Por ejemplo, para el cultivo de un kilo de aguacate se consumen alrededor de 1.000 litros de agua, en cambio un kilo de patata exige 290 litros de agua.

No podemos dejar la carne fuera de la ecuación, ya que el 63% de los cultivos en España se dedica a la alimentación del ganado.¡Al comer tan sólo 1kg de carne bovina se han consumido una media de 15400 litros de agua!

También es interesante tener en cuenta que con el agua se comercia de forma “virtual”, ya que exportamos a otros países fruta, verdura y carne que han requerido grandes cantidades de agua para generarse.

Por eso desde MediaLibra te recomendamos que consumas producto local y que no abuses de los productos que tengan una huella hídrica desproporcionada.
De esta forma te será más fácil cuidar de nuestra valiosísima agua.

A continuación, encontrarás un listado de alimentos y su huella hídrica.

¿Cuánta agua se ha consumido para producir estos alimentos?

Chocolate: una media de 17 mil litros de agua por cada kilo de chocolate.
Tomate: un kilo de tomate tan solo requiere el consumo de 200 litros de agua.
Pollo: cada kilo de pollo consume 4330 litros de agua.
Naranja: por cada kilo de naranja se utilizan unos 560 litros de agua.
Mango: 1800 litros de agua por cada kilo de mango.
Leche: una media de 1020 litros de agua por litro de leche.
Pasta: alrededor de 1900 litros de agua por kilo de pasta.
Manzana: 1 kg de manzanas requiere de 800 litros de agua.
Huevo: unos 3300 litros de agua por kilo.
Queso: 1 kilo de queso requiere 5060 litros de agua de media.

Por supuesto la mejora de las técnicas de riego y la modernización de las infraestructuras del regadío para el uso eficiente del agua hacen que este consumo fluctúe.

Existe una herramienta que te permite calcular tu huella hídrica y te da varios consejos para ahorrar agua diariamente. Haz click aquí para calcular tu huella hídrica y aprender más sobre cómo ahorrar agua.

Además, si te interesa informarte sobre cómo realizar un consumo más responsable, haz click aquí para encontrar un post sobre cómo hacerlo.

El uso del agua como si fuera un recurso infinito está muy extendido en nuestro país, donde parece que el agua sale del grifo de casa y ya está. Pero este recurso es finito, y ya es escaso. Por eso debemos respetarlo y cuidarlo como lo que es, la principal fuente de vida y de salud.

Compártelo en

Siguiente post

Sostenibilidad