Antes de que la utilización de productos químicos reinara en nuestros cultivos, la agricultura se basaba en aprovechar lo que la naturaleza nos ofrecía, respetando el complejo equilibrio en el que esta se basa.

Hace más de 50 años, durante la llamada “revolución verde” se alcanzó el objetivo de aumentar el rendimiento en la producción de

ACTUALIDAD

¿Qué es la agricultura ecológica y cómo nos beneficia?

Antes de que la utilización de productos químicos reinara en nuestros cultivos, la agricultura se basaba en aprovechar lo que la naturaleza nos ofrecía, respetando el complejo equilibrio en el que esta se basa.

Hace más de 50 años, durante la llamada “revolución verde” se alcanzó el objetivo de aumentar el rendimiento en la producción de alimentos mediante técnicas que no respetan el equilibrio natural. Con los años se ha visto perfectamente cómo, a corto plazo, estas técnicas son muy rentables pero que, a largo plazo, no son sostenibles para el medio ambiente y afectan nuestra salud.

Las herramientas utilizadas para el aumento de la producción alimentaria no son sostenibles.

En el año 1840 se descubrió que, aportando nitrógeno, fósforo y potasio al suelo, se aumentaba la productividad sin tener en cuenta la parte viva del suelo y los millones de comunidades que allí viven.

El uso indiscriminado de estos químicos, sumado al uso de los pesticidas sintéticos y a las técnicas como el monocultivo, han provocado una seria decaída de la calidad de los suelos y de los alimentos que en ellos crecen, comprometiendo la capacidad de los suelos de producir por sí solos.

Un estudio realizado por la Unión Europeaen 2010, “La fábrica de la vida. ¿Por qué están importante la biodiversidad del suelo?”, concluye que solo una cucharadita de suelo orgánico rico en abono puede albergar desde 600 millones hasta 1 billón de bacterias útiles y una cucharadita de tierra tratada con productos químicos puede contener tan solo 100 bacterias útiles! Hemos de tener en cuenta que un ecosistema tan diverso desempeña diferentes funciones imprescindibles para la vida humana: procesa los residuos orgánicos y hace posible la vida de plantas, animales y seres humanos; interviene en los ciclos del carbono y del agua; mantiene las plagas bajo control, limpia las tierras contaminadas y proporciona materias primas para el desarrollo de nuevos productos farmacéuticos con los que combatir enfermedades infecciosas; etc.

Es urgente empezar a producir de manera sostenible

La importancia de producir de una manera sostenible es evidente: la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) hace hincapié en la importancia de producir alimentos preservando el medioambiente y la biodiversidad.

Actualmente, y gran parte en consecuencia de la agricultura, nos encontramos con serios problemas de biodiversidad. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturalezalas actividades agrícolas están afectando al 70% de todas las especies de aves amenazadas y al 49% de todas las especies de plantas.

¿Porqué es tan importante la biodiversidad?

La biodiversidad es nuestro seguro ante cualquier situación inesperada, como la aparición de un insecto foráneo, el cambio climático, un nuevo virus… Si existe una red compleja de organismos, el ecosistema tiene una alta capacidad de adaptación y de cambio. Además, las especies salvajes brindan una serie de servicios ecológicos, por ejemplo: la polinización, el control de plagas y el mantenimiento de la fertilidad del suelo.

La Agricultura ecológica está abocada a la conservación y al aumento de la biodiversidad dentro de los sistemas agrícolas. El estudio anteriormente mencionado, demuestra que la biodiversidad en las granjas ecológicas es más elevada que en las convencionales.

La agricultura ecológica contamina menos

El uso de insumos químicos también afecta gravemente la calidad de las aguas. En España existen graves problemas de contaminación de los ríos y acuíferos principalmente causados por la agricultura y ganadería.

Esta contaminación es peligrosa tanto para las especies que viven en el agua como para nosotros que la consumimos. Algunas administraciones están recomendando la reconversión a la agricultura ecológica en ciertas zonas vulnerables por contaminación, en un intento de mejorar la calidad del agua.

La actual no es una vuelta nostálgica al pasado ni una utopía, sino un paso adelante,

gracias a los medios actuales y la sabiduría de nuestros antepasados nos acercamos a aprender a administrar la naturaleza sin pretender dominarla. La Agricultura ecológica aprovecha los recursos naturales para producir mientras respeta la tierra y los seres vivos que viven en ella.

Compártelo en

Siguiente post

Sostenibilidad