Al comer producto ecológico, no solo dejas de exponerte a abonos y pesticidas de síntesis química, sino que también te expones a menos aditivos y coadyuvantes.

Tradicionalmente se han utilizado diferentes sustancias naturales para conservar los alimentos como la sal, el vinagre, el azúcar y las especies. La transición de la alimentación artesanal a la industrial vino acompañada de la adición de muchos productos químicos a los alimentos de nuestras cocinas. Estas sustancias se añaden con diversos fines: para

ACTUALIDAD

Consume productos ecológicos y libérate de los aditivos

¿Sabías que el producto ecológico lleva menos aditivos alimentarios que el convencional?

Al comer producto ecológico, no solo dejas de exponerte a abonos y pesticidas de síntesis química, sino que también te expones a menos aditivos y coadyuvantes.

Tradicionalmente se han utilizado diferentes sustancias naturales para conservar los alimentos como la sal, el vinagre, el azúcar y las especies. La transición de la alimentación artesanal a la industrial vino acompañada de la adición de muchos productos químicos a los alimentos de nuestras cocinas. Estas sustancias se añaden con diversos fines: para inhibir el crecimiento de microorganismos, evitar la oxidación, modificar la textura o el color de los alimentos…

La toxicidad de estos aditivos se evalúa rigurosamente por las administraciones, aunque debemos tener en cuenta que esta evaluación puede llegar a ser muy complicada. Esto se debe, entre otras cosas, a que los sinergismos de las decenas de aditivos a los que estamos expuestos son casi imposibles de estudiar.

Encontramos ejemplos en el pasado de componentes que fueron erróneamente aprobados por la administración y tuvieron que retirarse por mostrar toxicidad una vez comercializados (ej. Amaranto E123).

Los alimentos ecológicos requieren una menor adición de aditivos

Afortunadamente, para la elaboración de alimentos ecológicos se requiere una menor adición de aditivos, debido a que la materia prima para la fabricación está menos maltratada y parte de mejores condiciones para su transformación.

Además, para la elaboración de productos ecológicos, hay fuertes restricciones de uso de aditivos, al existir una lista limitada de los aditivos y coadyuvantes autorizados por la producción agraria ecológica.

A continuación, resumimos las restrictivas reglas de uso de esta lista limitada de aditivos para los productos ecológicos:

  • Los aditivos sólo se pueden usar en la menor medida posible y únicamente en casos de necesidad tecnológica esencial o con fines nutricionales concretos.

  • Para la transformación de los productos ecológicos se debe priorizar el uso de métodos tradicionales. Por ejemplo, durante la fermentación, se producen sustancias que actúan como conservantes naturales que, además de enriquecer el producto final al aumentar su contenido en vitaminas y enzimas, evitan la necesidad de añadir aditivos y coadyuvantes innecesarios.

  • Están prohibidos todos los aditivos que puedan inducir a error sobre la verdadera naturaleza del producto. La transparencia sobre la verdadera naturaleza del producto (color, olor, textura…) es muy útil para identificar la calidad del producto. Por ejemplo, al comprar una crema de calabaza te aseguras de que no lleva colorantes que la haga parecer más naranja de lo que es en realidad.

  • También se excluyen todos los alimentos que contengan nanomateriales artificiales o estén compuestos de estos.

En resumen, ten en cuenta que comiendo producto ecológico te expones a menos aditivos y coadyuvantes, y a esto se le suma el hecho de que tampoco te expones a herbicidas y pesticidas sintéticos prohibidos en este tipo de productos.

Compártelo en

Siguiente post

Sostenibilidad