Los plásticos no sólo suponen un problema ambiental, sino que también presentan un riesgo para tu salud. La exposición a las partículas de plástico y a sus productos químicos asociados es potencialmente peligrosa. Por ejemplo, el potente disruptor endocrino bisfenol A (un aditivo tóxico del plástico) contamina la sangre de más del 90% de la población, incluidos los niños recién nacidos.

ACTUALIDAD

0 plásticos: protege tu salud

¿Cómo afectan los plásticos a tu salud?

Los plásticos no sólo suponen un problema ambiental, sino que también presentan un riesgo para tu salud. La exposición a las partículas de plástico y a sus productos químicos asociados es potencialmente peligrosa. Por ejemplo, el potente disruptor endocrino bisfenol A (un aditivo tóxico del plástico) contamina la sangre de más del 90% de la población, incluidos los niños recién nacidos.

Existe una generalizada confianza sobre la seguridad de los productos plásticos que consumimos. La falta de información sobre los efectos de estos componentes sobre la salud limita nuestra capacidad, como consumidores, de tomar decisiones informadas.

Los procesos que evalúan los riesgos del plástico no tienen en cuenta la exposición acumulativa a las mezclas de los miles de productos químicos utilizados en muchos de estos productos (ej. los usados en el envasado de alimentos). Pero, incluso con los escasos datos disponibles, diversos estudios e informes muestran como los impactos del plástico en la salud a lo largo de su ciclo de vida son abrumadores.

Los efectos desconocidos del plástico en la salud humana

A continuación se encuentran descritos brevemente los efectos conocidos de las diferentes etapas del ciclo de vida del plástico en la salud humana, ampliamente descritos en el informe “Plastic and health: the hidden costs of a plastic planet”.

1- Extracción de materias primas fósiles para plásticoPara obtener las principales materias primas del plástico se liberan al agua y al aire más de 170 productos químicos tóxicos que tienen impactos conocidos en la salud humana, que incluyen cáncer, neurotoxicidad, toxicidad reproductiva y del desarrollo, deterioro del sistema inmunológico, entre otros.

2-Refinado y producción de resinas plásticas y aditivos

Durante la transformación de los combustibles fósiles (petróleo) a plástico, se liberan al aire sustancias cancerígenas y otras sustancias altamente tóxicas.

3-Productos de consumo y envases

El uso de plásticos conduce a la ingestión y/o inhalación tanto de micropartículas plásticas como de cientos de sustancias tóxicas. La mayoría de los aditivos utilizados no se adhieren indefinidamente al plástico y se filtran fácilmente al entorno, incluidos el aire, el agua y los alimentos.

4-Emisiones tóxicas de la gestión de residuos plásticos

Las tecnologías de gestión de residuos plásticos dan como resultado la liberación de metales tóxicos como el plomo y el mercurio, sustancias orgánicas tóxicas, gases ácidos y otras sustancias al aire, agua y suelos.

5-Fragmentación y microplásticos

Los microplásticos, cuando entran al cuerpo, pueden provocar una gran variedad de impactos en la salud, que incluyen inflamación, genotoxicidad, estrés oxidativo, apoptosis y necrosis. Estos están relacionados con muchas enfermedades, incluyendo el cáncer, enfermedades cardiovasculares, enfermedades inflamatorias intestinales, diabetes, artritis reumatoide, entre otras.

6-Exposiciones ambientales continuas

Una vez que el plástico llega al medio ambiente en forma de macro o microplásticos, se acumula en las cadenas alimentarias a través de: los suelos agrícolas, las cadenas alimentarias terrestres y acuáticas y el suministro de agua. Este plástico ambiental puede lixiviar aditivos tóxicos o concentrar toxinas que ya se encuentran en el ambiente.

Cabe remarcar que los efectos que tienen los plásticos y sus productos químicos tóxicos asociados en la salud humana a largo plazo son mayormente desconocidos.

El conocimiento del peligro es un gran motor de cambio, sopesamos constantemente nuestras decisiones según los “pros” y los “contras” que estas conllevan, y en este caso, es alarmante el desconocimiento que existe sobre los peligros que supone el plástico para la salud. Aunque se necesitan muchas acciones y soluciones para hacer frente a esta amenaza, reducir el uso del plástico es la que está en nuestras manos.

Compártelo en

Siguiente post

Sostenibilidad